lunes, 28 de febrero de 2011

Lo inimaginable vino por sí solo

Primera hora, ¿Qué pasará?
La vista se me sigue yendo hacía ella. No encuentro la suya, no se hacen complices.
Me sudan las manos, estoy nervioso. No ha pasado nada, todo sigue normal.
La mañana seguía con Literatura, Historia del Arte e Ingles.
Nada de nada, ni de reojo me ha mirado, como si no existiera.
A lo mejor no lo leyó. No lo se.

Recreo. Estoy desganado.
"Que le den por culo a todo, yo me piro".
Ni aun así se va a dar cuenta de que la quiero, de que la necesito.
Ojalá lo hubiera leído, porque me importa. Ahora quiero saber su reacción.
Y si lo leyó... La doy asco? Por qué no me mira? Izan dejalo, no pienses más.




Me fuí detrás del intituto, al párque donde los crios juegan a partir de las 5.
Dentro de la caseta, donde sueñan que es un hogar y serán felices siempre.
Me encendí el cigarro, lo necesitaba, y sentado en el suelo empecé ha hacer circulos con el mechero. No pensaba en nada, que raro.
"14:30, joder, que rápido se me ha pasado..."
Me dirigí a la fuente, a refrescarme la cara y después marcharme a casa.
De pronto una voz escuché:

- Había exámen de Economía.

Me giré. Era Marta.
Dulce sonrísa, carpeta en la mano y mochila colgando de un solo asa.

- ¿Me dices a mí?
- A caso ves a más gente por aquí que haya echo pellas? - se río. Me reí.
- Me sorprende que después de medio curso me dirijas la palabra en un párque.
- Bueno, no soy yo quien pone "TE QUIEROS" por un Chat sin decirme un "HOLA" antes. - se volvió a reir.
- Perdona si te molestó, fue un amigo... Ya sabes, para hacer la gracia. - me volvian a sudar las manos.
- No te preocupes, me lo había imaginado. Bueno me tengo que ir, enseguida pasará el autobús y no quiero esperar al siguiente. - y acto seguido se dió la vuelta.
- Espera! Tengo la moto aparcada en la siguiente calle, yo te llevo.

¿Qué está pasando? Marta está detrás mía, agarrandome, como si nunca quisiera dejarme ir. Sus manos suaves y finas agarran mi cintura. Tiene miedo? Que lo tenga.
Su olor ahora más cerca... Sí, lo confieso, estoy enganchado a su aroma.

- No te podrás quejar, en la puerta te he dejado.
- Un bonito viaje, gracias.
- Pues ya sabes, cuando no quieras esperar un autobus aquí estoy.
- No quisiera abusar, pero si insistes. - su sonrisa volvía aparecer.

En aquel momento me acerqué a ella, bastante cerca diría yo. La timidez se fugó.
Con el casco en una mano y la otra posandola en el portál, y entre medias ella.

- Abusa.

La miré a los ojos, esos ojos de los que llevo hipnotizado dos años me transmitian de todo, y que a la vez, eso no se puede expresar con palabras.
La aparté el pelo que le daba a la cara por causa del viento. Mejor, así tengo una escusa para tocarle su rostro.




Me arrimé a su boca, ella cerró los ojos.
En ese instante el corazón iba a mil y muchas mariposas danzaban en mi estómago.
Finalmente nos dejamos llevar.

7 comentarios:

  1. Ya decía yo que por qué no veía las actualizaciones de este chico :S, debí de olvidarme de darle a seguir, pero yo juraría que le di... En fin.
    Bonito escrito =) Si realmente te ha ocurrido, me alegro mucho por ti ^^ ¡Espero que salga todo bien! Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mierda te contesté en la entrada anterior jajaja

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente parece un fragmento sacado de una novela de amor.¡Es impresionante!

    Me alegro mucho por ti y por ella.
    Has visto como no hay que ser tan negativo en esta vida(te lo dice lo más pesimista del mundo jaajaja)

    Bueno un abrazo y un beso!:)


    Me alegro mucho por ti en serio!^^

    ResponderEliminar
  4. Hola muchas gracias por la seguida muy linda entrada... todo eso escritO jaaj...que andes de lO mejor BEsOss :)

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por seguirme.
    Muy bueno tu blog, me sentí en particular identificada con esta entrada, ya que me pasó algo similar cuando estudiaba.
    Es bastante cierto aquello de que hay que tratar "mal" a la gente para que se interese en vos, o note tu ausencia, pero no es únicamente aplicable a la mujer, es una reacción propia de los humanos.
    Me permito humildemente, si te gusta leer, recomendarte 'El libro de la mujer' De Osho.
    A mi me pasó algo parecido y ese libro me ayudó muchísimo a abrir mi mente y ver el amor desde otro lugar. Espero te sirva también.
    Mucha suerte.

    ResponderEliminar